Bogota

¿Cuáles son las competencias legales que tiene la Secretaría Distrital del Hábitat respecto de contratos de arrendamiento?

La Ley 820 de 2003, señala las competencias otorgadas a las entidades de inspección, vigilancia y control en materia contratos de arrendamientos de vivienda urbana, las cuales están señaladas en el artículo 33, el cual se cita a continuación:

ARTÍCULO 33. FUNCIONES. Las entidades territoriales determinadas en el artículo anterior ejercerán las siguientes funciones:

a) Contrato de arrendamiento:

1. Conocer las controversias originadas por no expedir las copias del contrato de arrendamiento a los arrendatarios, fiadores y codeudores.

2. Asumir las actuaciones que se le atribuyen a la autoridad competente en los artículos 22 al 25 en relación con la terminación unilateral del contrato.

3. Conocer de los casos en que se hayan efectuado depósitos ilegales y conocer de las controversias originadas por la exigibilidad de los mismos.

4. Conocer de las controversias originadas por la no expedición de los comprobantes de pago al arrendatario, cuando no se haya acordado la consignación como comprobante de pago.

5. Conocer de las controversias derivadas de la inadecuada aplicación de la regulación del valor comercial de los inmuebles destinados a vivienda urbana o de los incrementos.

6. Conocer del incumplimiento de las normas sobre mantenimiento, conservación, uso y orden interno de los contratos de arrendamiento de vivienda compartida, sometidos a vigilancia y control;

 

b) Función de control, inspección y vigilancia:

1. Investigar, sancionar e imponer las demás medidas correctivas a que haya lugar, a las personas a que se refiere el artículo 28 de la presente ley o a cualquier otra persona que tenga la calidad de arrendador o subarrendador.

2. Aplicar las sanciones administrativas establecidas en la presente ley y demás normas concordantes.

3. Controlar el ejercicio de la actividad inmobiliaria de vivienda urbana, especialmente en lo referente al contrato de administración.

Todas aquellas conductas o conflictos que ocurran dentro del contrato de arrendamiento y que no se configuren dentro de alguna de las causales anteriormente citadas, son controversias contractuales que deberán ser solucionadas por un Juez de la República previo el cumplimiento del requisito de procedibilidad de la conciliación en derecho, tal y como lo exige el Código General del Proceso.


Volver Atrás