Usted está aquí

XI. PERMANENCIA DE LA INFORMACIÓN EN LAS BASES DE DATOS

Los responsables y encargados del Tratamiento solo podrán recolectar, almacenar, usar o circular los datos personales durante el tiempo que definan como razonable y necesario, de acuerdo con las finalidades que justifican la base de datos en consonancia con las disposiciones aplicables a la materia de que se trate y a los aspectos administrativos, contables, fiscales, jurídicos e históricos de la información. Cumplida la finalidad del Tratamiento, se procederá a la supresión de los datos personales, salvo que se requiera su conservación en el cumplimiento de una obligación legal o contractual. Para efectos de la conservación y supresión de los datos personales se estará pendiente de atender las instrucciones que en la materia dicte la autoridad de protección de datos.